Millikan y la carga del electrón … hasta la última gota por el Prof. Dr. D. Ernesto Martín Rodríguez, académico numerario

Robert Andrews Millikan (1868 – 1953) recibió el premio Nobel de Física en 1923 por sus trabajos sobre la carga del electrón y sobre el efecto fotoeléctrico. Hoy en día Millikan es conocido especialmente por su experimento con gotas de aceite para la medición de la carga del electrón, experimento que ha sido repetido desde entonces por infinidad de estudiantes de Física. Descubrió que la carga eléctrica está “cuantizada”. Esto significa que cualquier valor de carga es múltiplo entero de una carga elemental, la del electrón. (Actualmente se sabe de la existencia de partículas con carga fraccionaria, pero esto no altera el valor de su descubrimiento). Adicionalmente logró medir el valor de dicha carga, una de las constantes físicas fundamentales. Ambos resultados son importantísimos en Física Sin embargo, y aunque normalmente no aparece en los libros de texto, a partir de los estudios del historiador Gerald Holton (1978), Millikan ha sido acusado de fraude científico. En sus publicaciones Millikan decía que se incluían todas las medidas que había realizado, mientras que en sus notas de laboratorio aparecían anotaciones como medida mala, desechar o datos magníficos, guardar y sólo publicó unas 60 medidas de las más de 160 que realizó. En definitiva, al parecer engañó para reforzar unos valores que él creía correctos, y que así resultaron serlo. El fraude científico consiste en alguna forma de engaño que ciertos trabajadores de la ciencia utilizan, generalmente, para obtener más reconocimiento. Gobiernos, editoras de revistas científicas y el mundo académico en general están muy sensibilizados frente a este hecho, debido a diversos fraudes que han sido muy sonados recientemente, en campos que van desde la física a la biomedicina. El tipo de engaño puede ir desde un “maquillaje” ligero de los datos resultantes de un experimento hasta la invención completa del experimento y de los resultados. Es indiscutible la bondad del método científico utilizado por Millikan. Una descripción relativamente objetiva de los hechos alrededor de esta historia ha sido realizada por el profesor de física David Goodstein del Tecnológico de California (Caltech), del cual Millikan es considerado uno de sus fundadores. El relato es en defensa de Millikan, pero el engaño en la publicación de los resultados es algo constatado. Aunque el debate continúa.