Las curvas clotoides por el Prof. Dr. D. Angel Ferrández Izquierdo, académico numerario

La Matemática está muy presente en nuestra vida diaria, pero suele pasar desapercibida por falta de una adecuada explicación. Un grupo de chavales del colegio Monteagudo -Miguel Matías, Carlos Miraz, Borja Moreno y Alejandro Solano, dirigidos por el profesor Francisco Crespo Cutillas, ha hecho un generoso esfuerzo por mostrar un caso muy práctico: la clotoide y sus aplicaciones. A finales del s. XIX, el diseño de líneas ferroviarias se vio necesitado de contar con curvas que enlazaran de forma gradual trazados rectos y curvos, problema que fue resuelto por una curva que comienza siendo recta (no tiene curvatura) y se va combando a medida que su longitud va creciendo hasta curvarse como un arco de circunferencia. Esa es la definición intuitiva de la clotoide. Estas curvas eliminan la brusquedad, es decir, favorecen la seguridad y el confort de los viajeros, en el tránsito de un tramo recto a otro circular. Fue James Bernoulli, en 1694, quien encontró una clotoide cuando se propuso hallar la forma de una barra elástica, fijada en un extremo, al aplicar un peso en el otro. En 1818, Augustin Fresnel, desconociendo lo anterior, encontró de nuevo esta curva estudiando la difracción de la luz, trabajo que completó Alfred Cornu, quien la dibujó con toda precisión y por ello la curva también es conocida como espiral de Cornu. Su aplicación a las trayectorias ferroviarias se debe a Arthur Talbot en 1890. La parte más interesante del trabajo se centra en la construcción de un algoritmo que, implementado en un programa de ordenador, informa si una curva es o no una clotoide y en la definición de un indicador para averiguar la peligrosidad de un enlace recta-curva. Veamos algunos ejemplos. El indicador del nudo CT32-N343 en Cartagena es muy bajo, es decir, está muy bien trazado y, por tanto, es bastante seguro. Sin embargo, el mismo indicador es muy alto en la salida de la M-40 hacia la M-607, lo que da idea de su extrema peligrosidad, por lo que en Madrid se la conoce como la curva de la muerte. El algoritmo se podría incorporar a un GPS para ayudar en la toma de precauciones ante una curva peligrosa. Este interesante trabajo también ha sido recientemente galardonado, ex aequo, con el premio de la Academia de Ciencias para Jóvenes Científicos en su edición 2010.